Hipotecas multidivisa en yenes 2015: Esto recién comienza

Lucha de sumo en Japón

Lucha de sumo en Japón │ Julian (CC BY-NC-ND 2.0)

Cuando reinaba el optimismo ante el lanzamiento en Japón de las políticas de estímulo y relajación cuantitativa, nosotros dijimos que no iban a funcionar y que además, provocarían un desastre mayúsculo en la economía. Lo primero ya ha sido sentenciado por algunos expertos tal y como vemos en el siguiente titular de una publicación especializada, lo segundo está por venir y por ello haremos algunos comentarios sobre las hipotecas multidivisa en yenes en 2015.

Fracaso de las abenomics

Ahora bien, en lo que no acertamos es en lo que sucedería con el yen, por lo menos por ahora. Sin perjuicio de ello creemos que no importa porque jamás le recomendamos a una sola persona desde 2007 en adelante el estar en yenes. Evitamos así un primer desastre a los pocos que siguieron esas premisas, aunque cabe reconocer sin ningún inconveniente -porque sabemos de qué va el mercado-, que nos perdimos de una buena operación para que `recuperen rápido´ quienes por su propia decisión vivieron el desastre de 2008 y años sucesivos. Pero esto es una maratón.

Todos quieren ganar y todos quieren ganar en todas, pero es muy sencillo explicar que al gestionarse una deuda no se puede fallar ni una sola vez. No hay que intentar ganar la maratón, hay que lograr llegar. Lo saben aquellos que a pesar de no haberse salido nunca de los yenes, en algún momento no han podido pagar la letra y/o han tenido problemas económicos debido a la actual depresión económica en la que estamos. Lo saben mejor quienes ya no están en la comunidad multidivisera porque han perdido sus casas.

También entra en el análisis diversos factores en juego más allá de las complejas circunstancias personales, tal y como las fuerzas deflacionarias actuales en España que han hecho que a más de uno le recorten su salario o que los ingresos de autónomos y pequeños empresarios hayan caído considerablemente desde los años en los que España iba bien.

Ahora hay otro "va bien" del que no participan los ciudadanos comunes y corrientes pero que serán afectados de igual forma o peor que respecto de "la primera fiesta". De esa fiesta participan algunos inversores, que también creen que no acabará jamás. Hay datos objetivos de sobra respecto de los cuales podríamos hablar días pero que exceden este comentario.

Y a esta altura de máximos en la zona de 146-149 del EUR/JPY la mayoría de los hipotecados multidivisa que comenzaron en los años 2007-2008 su aventura con el yen, pasaron de haber aumentado sus deudas un 50% en 2012 en el peor momento, a volver a estar "empatados". Felicitaciones, pero la estrategia es mala porque es malo esperar la derrota final.

No es otra cosa lo que ha sucedido, porque "ganar", nadie ha ganado, por lo menos ningún hipotecado multidivisa de los que conocemos que no hayan sido asesorados (y bien) desde la firma de las escrituras. Por ello sorprende constantemente escuchar o leer determinadas afirmaciones tan alejadas de la realidad. Quien se ha hipotecado en los años dorados, hoy debe lo mismo pero ha pagado siete años de letras (lo que se parece mucho a una época de caros alquileres), teniendo siete años menos en el plan hipotecario de 20 o 25 años en promedio. Esto último es el gran problema.

El tiempo es el único bien irrecuperable.

Por ello han aumentado las letras a pesar de pagarse tasas de interés ridículamente bajas, a las que ningún banquero hubiera otorgado hipotecas dicho sea de paso. Hoy esos banqueros aguantan esta situación por no haber incluido una cláusula suelo en los contratos o por haber sido estas anuladas por los tribunales, siempre en cada caso en particular y previo reclamo judicial. Por ello, hoy se dan hipotecas con un suelo del 1,8% + Euribor y no al 0,25% + Euribor que algunos consiguieron en el -irónicamente- mejor momento.

Nosotros podemos obtener estadísticas muy precisas y afirmar que un 90% de los hipotecados eligieron el yen por sobre otras monedas y que la mayoría cambió o entró en la zona de 160-170 entre 2007 y 2008. La promesa allí era un cambio euro-yen a 220, como hoy lo es un EUR/JPY a 170. En aquél momento "todo podía suceder" y hoy... "también".

Cabe insistir: quien opera en el mercado de divisas, ya para aumentar un capital (traders de forex) o rebajar una deuda (hipotecados multidivsa) no están haciendo otra cosa que especular en el mercado de divisas, y entre las opciones está ganar o perder. Hay ventajas y desventajas para cada uno de ellos.

Refrescada la memoria, es muy importante para un hipotecado multidivisa un razonable plan de acción a medio y largo plazo. El operar a corto plazo sólo lograría la ruina al aumentar capital producto de las elevadas comisiones que cobran las entidades financieras que en su día facilitaron este tipo de instrumentos, incluso sin perder o ganar jamás.

Comisiones al alza por cierto, que unilateralmente elevan los bancos porque el Banco de España lo permite y porque nadie firmó cláusulas que limite la principal y más gravosa comisión que se paga en cada cambio de divisa, incluida en cada pago de letra. Por ello hemos recomendado reclamar. Nos referimos al llamado fixing que es la comisión más importante, no a la denominada en la mayoría de las escrituras como "comisión de cambio", que constituye calderilla en esta ecuación de pérdidas forzosas y que hay que tener muy presente porque elevan automáticamente el capital pendiente de amortizar ante cualquier cambio de divisa. Cuántas cosas que no sabía.. ¿no?

El EUR/JPY está en una resistencia técnica muy importante ahora mismo y a la fecha en la que se escribe esta nota, en una tan importante como la de 2008 en los 170. Ese hecho dio lugar en sólo tres meses y medio a la mayor apreciación contra el euro de la última década y media. Equivaldría hoy a tener al par en 99 en menos de tres meses y medio en las hipotecas multidivisa en yenes en 2015, lo que no decimos que sucederá pero que nadie puede afirmar que sea imposible o que lo vaya a ser siempre. Que quede claro, que cada uno haga lo que le parezca mejor, porque por supuesto que nos podemos equivocar. El tema está en si Usted cree que se va a equivocar más o menos que nosotros que nos dedicamos al mercado hace 24 años.

Hay datos objetivos que demuestran ciertas posibilidades a futuro. Por su parte tenemos un carry-trade sobre el yen salido de control y mucho más grande que en 2008, actuando además la psicología del mercado muy fuertemente sobre los partícipes (engañándolos).

Psicología, valoración real y aspecto técnico. Nótese que en ningún momento hemos hecho entrar en la ecuación la oferta monetaria y la denominada abenomics, hechos que además juegan en contra como es muy fácil de demostrar habiendo ya expertos que aseguran que en las actuales circunstancias no trae inflación (lo deseado por japón) sino deflación. Por ello tal vez, porque las medidas no funcionan, Japón ha vuelto a entrar en recesión.

Los demás efectos del fracaso se producirán con el tiempo, no tenemos ninguna duda al respecto. Cuando todo termine, nuestras proyecciones serán posiblemente no solo alcanzadas sino superadas por la realidad.

El yen, que se sepa, es la moneda más complicada de evaluar que pueda uno imaginarse y su "usabilidad" para un hipotecado multidivisa de la zona euro , es o debiera ser, excepcional. Nosotros no haríamos una apuesta por el yen si no estuviéramos 100% seguros de su devaluación, lo que debería coincidir con una serie de hechos objetivos tales como por ejemplo, que esté muy caro en término reales. Lamentablemente, hoy y desde hace tiempo... está más barato que en 2007-2008 (y que en 2000, 1993, etc.), y todo ello sin contar que la llamada abenomics logrará en algún momento una brutal nueva ola deflacionaria en Japón.

Queríamos hablar algo públicamente del yen en esta especial época de tantas incertidumbres y tan pocas certidumbres, para refrescar la memoria de los que se han olvidado de los dramas que trae el aumentar una deuda a un plazo cierto "fijo" (un plazo que decrece) y que siguen teniendo reminiscencias ludópatas frente al mercado de divisas. La cosa no suele ser como la cuentan.

Nosotros jamás hemos hecho una recomendación que no haya llegado a buen puerto, y tenemos un acumulado altamente positivo desde 2007 hasta estos días. Quien nos hubiese seguido desde 2007 hoy debería menos de un 50% de la deuda original a lo que habría que agregar las letras que hubiese pagado desde entonces. Lamentablemente los afortunados son muy pocos, ya que la mayoría nos ha llamado no antes de haber aumentado un 30% de deuda y con numerosos otros problemas con los que hay que lidiar de los que evidentemente no somos responsables. En esos casos no hay otra solución que comenzar de nuevo y sólo en los casos en los que es posible. Y si hay algo que realmente nos duele, es no poder tomar un nuevo cliente porque su caso no es viable.

No hacemos recomendaciones públicas, nuestro trabajo es un trabajo como el de cualquiera dedicado a los servicios, pedimos respeto, confidencialidad y percibimos honorarios por nuestra labor. Y creemos que lo hacemos muy bien aunque no nos subamos a todos los trenes que pasan, sabiendo que si actuáramos así, más de uno se estrellaría.

Es una responsabilidad muy grande que comprendemos perfectamente porque sabemos que detrás de una hipoteca multidivisa hay una familia. Sabemos además de economía, de leyes y percibimos los momentos difíciles que están por venir, muy a pesar del marketing gubernamental actual. Sólo recomendamos operaciones respecto de las cuales estamos altamente convencidos que lograrán en menor o mayor plazo, una reducción considerable de deuda pendiente de amortizar.

Esas operaciones no pueden ser más que "pocas". Ya lo dijimos: las comisiones son un problema. Hoy en las hipotecas multidivisa en Bankinter por ejemplo, nadie paga menos de un 3,2% de comisión al completar una operación, lo que aumenta la deuda y sólo puede licuarse en una operación de gran recorrido.

Si esa comisión fuera digamos "20 veces menor" por ejemplo, los traders de forex tendrían serios problemas para compensarlas entre sus aciertos y derrotas. Imaginemos por lo tanto lo que una comisión semejante le haría a un histórico de cambio de divisa de un hipotecado multidivisa si operáramos a corto plazo.

Un consejo: a vigilar su hipoteca multidivisa todos los meses y por favor, trate de no llamarnos después del varapalo. Llámenos antes, que no nos gusta decirle a las personas que por haber esperado tanto que "su caso no tiene remedio", o algún otro consuelo para no herir susceptibilidades en los casos más dramáticos.

No crea los cuentos de hadas sobre la economía que distribuyen políticos, algunos banqueros y medios acólitos: lo peor está por llegar y un sólo error respecto de la gestión de su deuda puede acarrear consecuencias peligrosas para la economía familiar. Es duro, pero la única verdad es la realidad y nos nos caracterizamos por endulzarle los oídos a nadie aunque nos valga críticas. A la corta o la larga siempre hemos acertado.

Un saludo

asesormultidivisa.com 

Contrate nuestro servicio de pago y comience el camino de la buena gestión de su hipoteca en divisas. Lo barato sale caro, y lo gratis, muy caro.

No admita la improvisación en estos temas, no se arriesgue.

Acerca de Asesor Multidivisa

Asesor Multidivisa | Experto en Hipotecas Multidivisa tanto en divisas como en cuestiones jurídicas| Asesoramiento integral | Hacemos que todos nuestros clientes puedan dormir con tranquilidad

Boletín Electrónico

Suscríbase y cuidemos su multidivisa

Reciba material de su interés, consejos, informes gratuitos, artículos especiales, novedades, promociones, etc.

Deja tu opinión

*