Nuestra filosofía

"La gestión"

Elegimos el título de este apartado para trasladar cómo pensamos que se deben hacer las cosas, y las cosas se deben hacer "bien".

Nosotros a hacerlo bien con la multidivisa le llamamos "gestión de la hipoteca multidivisa" y alrededor de ese concepto gira toda nuestra filosofía de trabajo.

En 2007 y 2008 muchísimos hipotecados o bien compraban su primera vivienda o una segunda residencia con estas cláusulas que posibilitaban tener las deudas en monedas extranjeras, o subrogaban sus viejas hipotecas "normales" por unas con cláusula multidivisa para intentar ganarle la pelea al EURIBOR.

En ese instante cometieron un grave error, que consistió en subestimar al mercado o en no saber siquiera que serían parte de él como especuladores del mercado de divisas. Los bancos y cajas colaboraron en ello, induciendo a decenas de miles a ese error.

Las entidades financieras saben que una moneda extranjera cuyo tipo de interés es más bajo es una moneda más fuerte y que por lo tanto, presentará amplias posibilidades de apreciarse respecto de la moneda local. Cuando ello no sucede, estamos sólo ante un período de tiempo en el cual se presenta "la excepción que confirma la regla": las monedas fuertes tienen tendencia a la apreciación.

Los bancos no pueden desconocerlo y tampoco pueden negarlo. El "interés" está íntimamente relacionado a su negocio.

A pesar de ello otorgaron hipotecas con cláusulas multidivisa indiscriminadamente, incluso a personas que bajo ninguna excusa eran capaces de entender lo que estaban firmando y que tampoco podrían intuir que necesitarían un asesoramiento constante. Los notarios tampoco hicieron bien su trabajo.

Las entidades financieras incluyeron cláusulas abusivas en las escrituras, en las que hacían aceptar el riesgo al prestatario, indicando que el cliente "conocía ese riesgo", uno que no explicaron adecuadamente y ocultaron excediendo la simple mala fe. Dolo o gravísima torpeza, no hay términos medios y es imposible no decir que son los grandes responsables de los perjuicios causados.

Pero los hipotecados también se dejaron llevar, corriendo tras los precios de la vivienda que se elevaban año tras año con motivo de una obvia burbuja inmobiliaria inducida.  Descartaron la posibilidad de alquilar o de esperar. Otros confundieron la vivienda con un objeto de inversión.

Posteriormente se condicionó toda la economía familiar ante la suba de intereses y la hipoteca multidivisa apareció para posibilitar pagar menos dinero de letra mensual al estar en yenes o francos suizos. Parecía un negocio redondo, pero era una trampa. Una de tantas que ofrece el mercado.

Como explicamos, las monedas fuertes tienden a la apreciación y sólo era cuestión de tiempo para que el negocio se frustre. Todo estaba destinado a salir mal, e incluso a empeorar año tras año.

Por ello insistimos en "la gestión", porque será necesario meditar y planificar cada paso, cada cambio de divisa, hacer un seguimiento y por sobre todo, ser conservadores. Será imposible o mejor dicho, ruinoso, estar en una moneda extranjera durante toda la vida de la hipoteca. Se impone el ser proactivos.

En nuestra empresa le ayudamos con esa gestión y le explicamos por qué las cosas son como son, para que Usted tome la mejor decisión.

Un capital puede desaparecer ante una mala gestión y allí terminará todo, pero una deuda puede crecer ilimitadamente si no se hace lo correcto.

Será necesario por lo tanto, que un hipotecado cuente con un tutelaje (y con uno bueno), o de lo contrario se averiguará que es imposible manejar este producto a base de no hacer nada o ir tras un golpe de suerte. Tal cosa no existe en el mercado.

Esta es nuestra propuesta. Conocemos perfectamente el producto y podemos ayudarle a gestionar exitosamente su multidivisa.

Súmese a "la gestión" ahora, es el momento de llamarnos y empezar.

 

Formulario de contacto

Boletín Electrónico

Suscríbase y cuidemos su multidivisa

Reciba material de su interés, consejos, informes gratuitos, artículos especiales, novedades, promociones, etc.